RD es prioridad de negocio para Odebrecht


Recuperar antiguos contratos y firmar nuevos en Perú, República Dominicana y Panamá a partir de 2021 es uno de los objetivos de la brasileña Odebrecht, según afirmaron a Efe el CEO de su constructora (OEC), Marco Siqueira, y el presidente del Consejo de Administración del grupo (ODB), José Mauro Carneiro.

El conglomerado, que llegó a operar hasta en 15 mercados antes de que la «Lava Jato» descubriese a partir de 2014 sus negocios ilícitos, finalizó esta semana los casi cuatro años de monitoreo efectuado por una empresa independiente, un requisito del acuerdo que la compañía alcanzó con el Departamento de Justicia de EE.UU.

«Todas esas cuestiones que nos llevaron a ser monitoreados, de desvíos y violaciones de la ley, están muy bien controladas por la compañía. Ahora es una empresa diferente, transformada y pensando en el futuro», apuntó Carneiro, quien destacó los varios mecanismos de control interno ya implantados para evitar desvíos y fraudes.

Entre ellos, destaca la elección de consejeros independientes, sin una vinculación con la empresa, como el propio Carneiro, que procedía de la compañía de telecomunicaciones Oi.

Monitor independiente concluye el trabajo y certifica el nuevo programa de integridad de OEC

OEC ha cumplido con éxito el período que estuvo bajo el seguimiento de un representante designado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos (DoJ), en cumplimiento de los compromisos asumidos en el acuerdo de clemencia firmado en diciembre de 2016.

El monitor independiente designado por el DoJ certificó que los sistemas de conformidad de OEC y del Grupo Odebrecht, incluyendo sus políticas y procedimientos, están diseñados e implementados para prevenir y detectar violaciones a las leyes anticorrupción. También pudo verificar que se realizaron marcadas mejoras en el ambiente de control, correctamente desarrolladas e incorporadas adecuadamente al sistema general de cumplimiento.

Entre las mejoras en materia de integridad y gobernanza implementadas globalmente en la empresa se encuentran la incorporación de consejeros independientes con amplia experiencia en el mercado; la instalación de comités asesores en áreas como Integridad, Auditoría y Finanzas; la implementación del Comité de Ética; institución de las funciones del Chief Compliance Officer y Responsable de Auditoría Interna, que reportan directa e independientemente al Consejo de Administración; el establecimiento de medidas integrales para la prevención, detección y remediación de aquellas acciones que se produzcan en desacuerdo con la nueva Política de Integridad de la compañía; y la creación y disponibilidad de una Línea Ética, gestionada de forma confidencial por una empresa independiente.

Según Marco Siqueira, presidente de OEC, la culminación del seguimiento atestigua la transformación y renovación de la empresa y, junto con la aprobación de la reestructuración financiera, que permitió recortar el 55% de la deuda total y nuevas condiciones de pago, marcan un nuevo momento de la constructora. “Fue un período de gran aprendizaje que permitió realizar avances importantes en la gestión de procesos, como, entre otros, la adopción de controles financieros centralizados y sistemas de auditoría y gestión de riesgos que impactaron positivamente nuestra productividad y competitividad. “Quiero agradecer especialmente a todos los Integrantes, que entendieron la relevancia de estas acciones y las impulsaron activamente, incorporando definitivamente la rutina de prevención y control como parte de la evolución de nuestra gestión empresarial”, dice.

Para Alexandre Baltar, Chief Compliance Officer de OEC, “los avances logrados son permanentes y no se detienen con la certificación del monitor independiente. “No hay meta, pues estaremos constantemente buscando la excelencia de nuestros procesos, con el objetivo de tratar y mitigar los riesgos y fortalecer la cultura establecida de actuación ética, integra y transparente”, concluye.

Odebrecht se reformó y ya no tiene monitoreo externo

En el camino de transformación y de construcción de un nuevo futuro para Odebrecht, acabamos de recibir la confirmación de que está cerrado el monitoreo externo independiente que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos (DoJ) estaba realizando dentro de nuestra empresa desde febrero del 2017.

El monitor del DoJ certificó que el sistema de conformidad de Odebrecht, incluyendo nuestras políticas y procedimientos, está diseñado e implementado para prevenir y detectar potenciales violaciones de las leyes anticorrupción. Todos nosotros, integrantes del Grupo Odebrecht, reconocemos este sistema como parte importante de las operaciones en el día a día de los Negocios.

Hubo, en este período, mejorías significativas en el ambiente de controles de la empresa. Odebrecht, hoy, es profundamente diferente de aquella empresa de la época del acuerdo de clemencia, origen del monitoreo.

El monitor y su equipo, por tanto, fueron testigos de la transformación que emprendimos. Nuestros integrantes tienen madurez para percibir la importancia y el valor de esta transformación, que no es momentánea, es sostenible a lo largo del tiempo.

Para nosotros, el fin del monitoreo y la certificación del monitor del DoJ son un sello. Son el certificado más elocuente de que Odebrecht aprendió con sus propios errores y cumplió uno de los principales compromisos del acuerdo con las autoridades. Esto no significa que somos diferentes. Significa que actuamos como las corporaciones que actúan con ética, integridad y transparencia.

Este es un camino sin regreso, conforme el compromiso asumido y reafirmado por nuestros accionistas y por todos nuestros integrantes. Ahora, nuestra concentración es el futuro.

Estamos construyendo nuestro futuro en estas bases, y en un momento muy especial: somos, actualmente, una empresa al mismo tiempo experimentada y joven.

Experimentada porque reunimos competencia técnica de más de siete décadas y profesionales con la mejor experiencia de la ingeniería brasileña y en diversos ramos de actividad. Y somos una empresa joven porque, de hecho, nos renovamos.

Hoy, el 55% de nuestros integrantes están en la empresa hace menos de cinco años. Y sabemos también que el 78% de los integrantes tiene menos de 45 años de edad.

Esta es la Odebrecht de hoy: una nueva, eficiente y rejuvenecida empresa, lista, y con sus integrantes motivados, para continuar ofreciendo productos y servicios de elevada calidad a la sociedad y al país.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *