Kim Kardashian, la plenitud de una diva



La famosa por excelencia del clan Kardashian-Jenner celebra su 40 cumpleaños hablando de su experiencia cuidando de su marido, el rapero Kanye West y aclarando los motivos por los que su «reality show» familiar, «Keeping Up With The Kardashians», llegará a su fin el próximo año.

 “A nuestros increíbles fans: hemos tomado con gran pesar la difícil decisión, como familia, de despedir a `Keeping Up with the Kardashians´”. Así lo anunció Kim en su Instagram, indicando que finalizaría el año que viene.

A estas alturas de la película, ella no necesita presentación. La polifacética “socialité”, una de las famosas más seguidas de internet, ha sabido reinventarse constantemente para seguir en la cresta de la ola. Y ahora llegando a los 40 años, varias noticias mantienen el foco puesto en ella… Entre otras, la del fin del célebre “reality”.

“Esto fue un sueño para todos nosotros”, dijo Kim a la revista Grazia UK, explicando el porqué de esta decisión: “Tenemos hijos, y nos necesitan. ¡Están pasando tantas cosas!”, alegó, y sentenció con la conclusión: “necesitamos un descanso”.

Eso sí, tal y como Kim dice que afirmó su hermana Khlöe: “no es como si nos hubiéramos muerto… Todavía estamos aquí”.

Y ella, es la primera en seguir: una esperada entrevista en Netflix, coincidiendo con su cumpleaños, o sus últimas idas y venidas con Kanye West, con quien incluso se ha enfrentado al coronavirus de cara, son algunas de las noticias que circulan torno a una diva ya más que consagrada.

PRINCESA DE UN LINAJE.

Kimberly Noel Kardashian West nació en Los Ángeles el 21 de octubre de 1980. Es hija del abogado Robert Kardashian (famoso por llevar la defensa del polémico caso de O.J Simpson) y de Kris Jenner.

Nacida para ser toda una “socialité”, estudió en la Marymount High School de Los Ángeles, en Sunset Boulevard. Por sus venas corre una mezcla de sangre armenia y turca por parte de padre; e inglesa, escocesa, irlandesa y holandesa por parte de madre.

Kim es parte del clan Kardashian-Jenner y, probablemente, sea la más famosa de este linaje. Tiene un hermano, Rob Kardashian, y dos hermanas, Kourtney y Khloë Kardashian. Y dos medio-hermanas por parte de madre, Kendall y Kylie Jenner.

Varios de sus familiares son famosos por la industria de la moda o por formar parte del “reality” show “Keeping Up with the Kardashians”, entre otras actividades. De hecho, el programa lleva en emisión desde 2007, dieciocho temporadas seguidas y ha contado con cuatro “spin-offs”.

La emisión comenzó después de que Kim saltará a la fama ese mismo año por la película “Kim Kardashian, Superstar”, que protagonizó junto a su pareja de aquel entonces, el cantante Ray-Z, y cuya filtración supuestamente involuntaria sigue puesta en duda por los escépticos.

Desde entonces, ha tenido varias apariciones televisivas incluso como actriz, la primera en “Beyond the Break” en 2008. Otras han sido películas como “Disaster Movie” (2008) o “Deep in the Valley” (2009); y apariciones en series como “How I Meet Your Mother”, “CSI: New York”, “Drop Dead Diva”.

PERSONALIDAD COMO PROFESIÓN.

Sea como fuere, es difícil separar la vida personal de la carrera de Kim Kardashian, pues ambas han ido muy de la mano. La famosa ha explotado múltiples facetas: líneas de ropa, videojuego, DVD de entrenamiento, App para móvil, producciones televisivas, música, marcas de cosméticos… Incluso comenzó a estudiar Derecho en 2019.

Y es que, con casi 190 millones de seguidores en Instagram, Kim Kardashian es toda una máquina de la fama y de los negocios, que no duda en abrirse a nuevos horizontes. En julio de 2020 se le atribuyó un patrimonio de 900 millones de dólares según la revista Forbes.

Así, la faceta sentimental de la Kardashian también es muy seguida por internet y los medios de comunicación, y son varias las relaciones amorosas que ha ido teniendo, antes y después de su fama.

Ya en el 2000, con 19 años, se casó con el productor musical Damon Thomas, y el divorcio entre 2003 y 2004 fue polémico y sonado.

Su relación con Ray J en 2007 se acabó poco después de ese salto a la fama, y comenzó una relación con el jugador de fútbol americano Reggie Bush, con quien, tras idas y venidas, cortó definitivamente en 2010.

Después  volvió a estar con otro jugador, Miles Austin, y se la relacionó tras ese devaneo con el modelo Gabriel Aubry, aunque oficialmente solo fueron amigos.

En 2011 se casó con el jugador de la NBA Kris Humphries, para ese mismo año anunciar la separación, formalizando el divorcio en 2013.

Pero ya en 2012 había iniciado la relación con el que, de momento, parece ser su amor definitivo, el rapero Kanye West, con quien se casó en 2014. El matrimonio tiene cuatro hijos en común.

Y si bien siguen juntos desde entonces, en los últimos meses han sembrado la polémica en el foco mediático. Y es que, si los desencuentros entre el rapero y Taylor Swift se avivaron ante el lanzamiento del último disco de la cantante y West,  a su vez,  sufrió toda una campaña de críticas cuando anunció su intención de dar el salto a la política; es también la relación matrimonial el asunto que ocupa titulares.

ACTUALIDAD MEDIÁTICA.

El pasado mes de julio, West declaró que llevaba dos años intentando divorciarse de ella en una publicación en su perfil de Instagram, aunque lo borró horas después. La Kardashian explicó en el suyo que esto se debía a que, “como muchos saben Kanye tiene un trastorno bipolar”.

Kim alegó también que “quien conozca a alguien que lo padezca sabrá lo increíblemente complicado y doloroso que es de entender”.

Además, según información de The Shade Room y que vendría dada por alguien cercano a la pareja, la famosa le habría dado a su marido un ultimátum definitivo: o busca ayuda profesional, o será ella quien pida el divorcio.

Este no es el único contratiempo al que se ha enfrentado el matrimonio. Porque a principios de la pandemia, Kanye West contrajo la COVID-19. Sobre esta experiencia, Kim se ha sincerado en su entrevista con la revista Grazia, y sus declaraciones han dado la vuelta al mundo.

Según explicó: “Kanye enfermó al principio, cuando nadie sabía lo que estaba pasando”. La “celebritie” relató así su experiencia: “tenía a mis cuatro hijos y nadie más en la casa para ayudarme… tuve que cambiarle las sábanas y ayudarlo a levantarse de la cama cuando no se sentía bien. Cambiar sus sábanas con guantes y mascarillas fue realmente aterrador”.

Continuando con la polémica, el pasado mes de septiembre el rapero cargó contra la industria de la música, de la que dice sentirse un esclavo, y tuiteó un polémico vídeo en el que parece orinar sobre un Grammy en el WC, con la frase: “Creedme, no voy a parar”.

 Kim, no obstante, continúa a su lado, y a finales de mes tuvieron una romántica cita, según publicó ella en su Instagram.

Otra publicación, a principios de octubre, del matrimonio con sus hijos hace pensar que ha habido reconciliación. Quizá sea ese el mejor regalo de cumpleaños para ella aunque, con o sin West, Kim Kardashian tiene motivos de sobra para seguir en lo más alto… O quizá puedan descubrir lo que finalmente ocurre, o conocer otros secretos de Kim, en su próxima aparición en Netflix.

Y es que el mismo día del cumpleaños de la Kardashian, el 21 de octubre, se estrena la tercera temporada de “My Next Guest Needs No Introduction”, de David Letterman… Y ella será una de las entrevistadas.

Las lágrimas que derrama en una de las imágenes del trailer, tienen ahora en vilo a sus seguidores que, seguramente, conocerán la respuesta en el 40 aniversario de la diva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *